Etiquetas

sábado, 28 de agosto de 2021

Zapateando


 Día magnífico, el agua verde, marea intermedia de unos 60º, el viento muy flojo, una brisa de levante por la mañana rolando a poniente a lo largo del día, y la carnada adecuada

Todos los ingredientes para hacer una buena pesquita, solo faltaba un poco de suerte. Salida sobre las 9 y media de Santibáñez, llegando a las inmediaciones del Puente sobre las 10 y media. La bajamar era a las 13:00 y en ese tiempo solo me llegó una zapatilla que rondaba el kilo. 

Al cambiar la marea empezó el festival, se fueron sucediendo las picadas una tras otra. Enganché seis, dos de ellas con kilo y medio de peso y se me fueron tres o cuatro por entretenerme en intentar poner en marcha la cámara y grabar la escena. Como se suele decir hay días que el pescado come mal, de hecho la mayoría se despescaron al llegar al bote. Pero esto es la pesca, el pez siempre tiene la oportunidad de liberarse.

Sobre las tres recogida y  rumbo a tierra, ya que tampoco hay que abusar

En resumen, una excelente jornada



viernes, 20 de agosto de 2021

No cabe en la nevera


 Marea de 80°, pleamar sobre las dos y media.

El día genial, el viento fue Rolando de sur a poniente muy suave.

De carnada cangrejos, buscando la dorada.



Hasta que no paro un poco la corriente no hubo nada que hacer.

Sobre las dos llegaron dos zapatillas y a continuación la chillaera empezó a funcionar, después de unos minutos de tira y afloja puse en seco una hermosa dorada de más de tres kilos.

Cuando cambio la marea llegaron cinco zapatillas más, todas con cerca de el kilo.

Excelente jornada en resumen.



sábado, 17 de julio de 2021

Sargo o no sargo

    


Nueva salida en busca de la procelosa dorada, pero ni rastro de ellas. Marea de 60º, siendo la bajamar sobre las 3 de la tarde, en este caso.

    Llegué a la zona de el Puente antes de la bajamar y fui encarnando los cangrejos, que por cierto llevaban en remojo más de una semana y apenas los tocaban. Cuando empezó a parar el agua me llegaron lo que a la postre fueron las únicas capturas del día. Cuatro hermosos sargos. Cuando cambió el agua, vuelta a la tónica anterior, los cangrejos permanecían impasibles en el anzuelo. Solo un choquito curioso apareció olisqueando la carnada y claro como se suele decir "Choco que vuela a la cazuela".

Eso sí, el día espectacular, una suave brisa de poniente, que invitaba a la reflexión y a la meditación, aunque, todo hay que decirlo, el agua no estaba demasiado clara. Esperaremos las mareas muertas que se aproximan a ver si se puede volver a salir.

martes, 6 de julio de 2021

Marea muerta 9

 


Primera salida de este año, de carnada coñetas...cangrejos verdes de toda la vida. El día genial, marea muerta de solemnidad, con su ataúd y su muertecito dentro, je je. Suave brisa de poniente. Salí llenando la marea y por mucho que lo intenté nada de  nada.

Cuando paró el agua me llegó un parguito que rondaba el kilo. Supongo que enganchó al subir el aparejo y detectar el movimiento, ya que no noté ninguna picada y al recoger, jalaba para sus castas.

En el momento en que empezó a bajar la marea me llegaron cuatro zapatillas. En total algo más de cuatro kilos de pescado.

No está mal el principio, a ver si no es como el dicho: "Ni buenos principios, ni malos...."





jueves, 10 de septiembre de 2020

Marea muerta 8

   
        Marea muerta, unos 40º, la bajamar sobre las 14:00. Tarde apacible después de una mañana de levantera. Llegué al pesquero después de trabajar, cuando la marea empezaba a llenar.

    Solo hice calar los aparejos cuando la caña empezó a soltar tanza, poniendo en seco una dorada de algo más de dos kilos.

    Luego, nada, apenas comían los cangrejos, ya para venirme un sargo de tres cuartos de kilo completó la jornada.

    la tarde genial, invitaba al relax y a la meditación trascendental. Como invitados un banco de parpujas que pululaban alrededor del bote.




martes, 8 de septiembre de 2020

Más gente que en la guerra

 

    Por fin el levante nos da un día de tregua. eso debieron pensar muchos aficionados, ya que la Bahía estaba empetada.

    Marea de 60º, la bajamar fue poco antes de las 13. De carnada cangrejos y barriletes. El día espectacular, el agua verde poco aire y algo de corriente.

    El pescado fue llegando poco a poco, con la dificultad del ruame. Los barriletes desaparecían antes de tocar fondo.

    Me llegaron cuatro zapatillas, dos de ellas bastante buenas. Curiosamente la más pequeña fue la que más guerra dio, pues venía robada por una aleta. Ya para venirme un sargo completó la jornada, especie ésta que se está prodigando poco.

    La semana pasada estuve liado con las bailas y cogí las que quise, pero se habrá corrido la voz y el lugar estaba, como toda la bahía lleno de aficionados "bailongos".

    Estos días de nuevo levantera, así que habrá que esperar los coletazos que de este inusual año.










martes, 25 de agosto de 2020

Zapatillas locas

   

Nueva incursión pesquera en busca de las zapatilllas, siempre con la esperanza de sacar alguna de porte. En este caso la salida fue en torno a la bajamar que fue a las tres menos cuarto con marea corta (52º).

   De carnada cangrejos y barriletes. Los barriletes se los bebían, mientras que los cangrejos aguantaban algo más. Poco a poco fueron llegando,  todas iguales, rondando el kilo de peso. Ya para irme me llegó un buen sargo y un buen pez que al sacar la plomada del agua se despescó. La ley de Murphy, la más gorda siempre se escapa. 

     Día distraído con el agua verde y el viento que fue rolando de levante a suy de sur a poniente.


miércoles, 19 de agosto de 2020

Zapateando

    

Amaneció un día formidable, después de varias jornadas de poniente. Todo invitaba a pegarse unas horas de pesca. La marea bastante grande, 102 º, siendo la pleamar sobre las 4 y cuarto.

    Como de costumbre en este tipo de pesca iba dispuesto a pescar las horas cercanas a la repunta. Me aprovisioné de varios tipos de cangrejos, ya que los barriletes con el avance del verano cada vez son más inoperantes frente al ruame. Así que incluí en el cubo de la carnada algunas coñetas y algunos zapateros.




     Llegada sobre la 1 de la tarde con la corriente a toda máquina, intenté buscar las bailas sin éxito así que me acerqué a la zona conocida como El Puro. Allí el ruame devoraba los cangrejos, pero en una de esas me llegó una doradita kilera y poco  más. Otra picada se me fue.

    Con la plemar el agua aflojó y aproveché para dar un potalazo a zonas más profundas y sonó la flauta me llegó otra zapatilla y una hermosa dorada de más de dos kilos que dio una tremenda lucha.

    Quería haber seguido pescando la primera hora de vaciante, pero me había quedado sin carnada, así que para la próxima

sábado, 1 de agosto de 2020

Las zapatillas siempre vuelven

Nueva salida aprovechando un día formidable, una suave brisa de poniente, el agua verde, marea de 70º y una carnada infalible. Como de costumbre pescando las dos horas anteriores y posteriores a la pleamar, que fue a las dos. Aunque no se prodigaron las picadas y los cangrejos duraban poco ensartados en los anzuelos, poco a poco fueron llegando las zapatillas, todas de la misma edad, todas rondando el kilo. En total llegaron 5, la mayoría de creciente. También me llegó un sargo y un pique que fue devuelto a su medio, al igual que alguna zapatilla pequeña.
Cuando cambió la marea siguió el ruame y se espaciaron las picadas. El agua empezó a tintarse de marrón, así que sobre las tres y media, para casa a comer.
De nuevo una jornada de las que hacen afición, ya que estas zapatillas dan un juego increíble por su lucha y fiereza.

jueves, 23 de julio de 2020

Zapatillas bailongas

   
Después de unos días de Levante, tocaba ir a remojar los anzuelos. Después de comer ya estábamos esperando la picada de alguna dorada. Pero entre el forraje, la corriente y el ruame, esta no se producía.


Marea de 89 º, la pleamar sería a las 5, y la tarde, de película. Aburrido de encarnar los anzuelos una y otra vez, divisé una pajarera en la boya roja de Puntales, y allí estuve con las muestras sacando bailas, muchas de ellas fueron devueltas, dado su escaso tamaño.
   Cuando la corriente se fue desacelerando, me dirigí a zonas más profundas para ver si las doradas daban la cara. Solo me llegaron un par de ellas , al aparejo de fondo de estribor, ambas.Una pesaría un kilo, la otra algo más pequeña.Aparte de un cochino. Luego empezaron las enganchaderas, así que para casa, que mañana será otro día




martes, 14 de julio de 2020

Marea muerta 7

Antes de que empiece la levantera hay que darse una buena dosis de pesca. De nuevo un día espectacular, marea muy corta (43º) nada de aire, una suave brisa de poniente y el agua verde esmeralda. Todos los ingredientes para pinchar una buena dorada.
Salida después de comer para pescar las dos horas anteriores y posteriores a la bajamar que fue sobre las cuatro.


En el primer lance una zapatilla y un sargo, ambos de ración, cuando paró el agua cesó la actividad, hasta que al empezar a girar la corriente me llegaron otra zapatilla y un sargo, ambos kileros
Ya con la marea creciendo embarqué una nueva zapatilla y......¡Un roncador!.
Entonces el ruame dijo ¡Aquí estoy yo! Me quedaba sin carnada, cuando el carrete de una de las cañas empieza a chillar. tras una lucha épica saco del agua una bellísima dorada con más de tres kilos. 
Un día magnífico en general. Lástima que no se puedan aprovechar estos días ya que se espera al menos una semana de fuerte viento de levante. 


viernes, 10 de julio de 2020

Collera

Nueva salida aprovechando una tarde realmente buena. nada de aire, marea corta, el agua verde. Después de comer cogimos los bártulos y nos pusimos en marcha. de carnada barriletes.
Al poco de llegar llegaron un par de sargos uno de ellos bueno, pero a partir de ahí los barriletes desaparecían de los anzuelos antes de que tocaran el fondo, así que decidí probar con las muestras, pero a diferencia de días pasados las bailas estaban reacias y habían muchas de talla mini.
Al atardecer. ya cerca de la pleamar volví a las inmediaciones del Puente Carranza. Era el momento. Me llegaron tres zapatillas bastante buenas, casi doradas. Una de ellas se me fue, pero tal como está la cosa no es para quejarse.
La próxima semana vuelve el Levante, así que habrá que velar armas en espera de una nueva batalla.

martes, 7 de julio de 2020

¡Esas bailas!

 
 Marea de 85 grados. Pleamar sobre las 5 y media. Salida sin muchas esperanzas, ya que la última vez solo salió la fritadita y escasa. Las doradas no están dando la cara.
   Salí sobre las doce y media provisto de cangrejos y muergos para pescar en los Hoyos, al menos llevarme el rancho de roncadores.
   Por el camino empecé a ver bailas en la misma superficie, atacando un banco de parpùjitas que literalmente saltaban fuera del agua asustadas.

  Así que saqué las muestras y manos a la obra. Había bailas de todos los tamaños, aunque no son las orondas bailas de otoño, alguna llegaba al medio kilo; entraban al engaño con facilidad.  Muchas fueron devueltas, quedándome con las más gordas.
   Jornada distraída, aunque sin ninguna captura excepcional. Prefiero las doradas......Pero es lo que hay.


viernes, 22 de mayo de 2020

Desafiando al croquetavirus

   
Después de esta veda obligada, las autoridades levantan la prohibición de practicar nuestro hobby favorito. Muchos pensábamos que la Bahía iba a estar infestada de doradas y robalos, y no ha sido así para nada. No sé si los efectos de esta parada llegaran a medio o largo plazo. O simplemente que el pescado sigue sin entrar porque la flota arrastrera ha seguido dando caña en todo el Golfo de Cádiz. El tiempo lo dirá.
     Bueno, entro en materia. salida después de trabajar, llegué sobre las 2 y media a la Bahía con un puñado de cangrejos y unos cuantos muergos salados. Mi idea era pescar una hora antes de la pleamar, que fue a las 3 y media y otro rato de vaciante.
     La marea de 79 º, aunque la corriente no era fuerte. Empecé con los muergos salados y se los bebían, alguna mojarra y zapatillas pequeñas que fueron devueltas para regocijo de las mismas, je je.Monté las cañas con los cangrejos y.....premio, zapatilla gordita para la buchaca.
 

Al cambiar la marea, el ruame hizo acto de presencia y ni los cangrejos aguantaban, solo me llegó una zapatilla chica que venía tragada, así que no la pude devolver. Ya para recoger le llegaron a uno de los aparejos, se trataba de un pez bastante luchador, que dio buen juego. Finalmente se trataba de un cochino de buen tamaño.
  Y con esas nos vinimos, la cosa muy floja. Falta ver si dan la cara en mareas más pequeñas y zonas más profundas....Habrá que investigarlo.



martes, 27 de agosto de 2019

Dorada salvaje

     
Después de un verano sin apenas salir de pesca, hoy tocaba. Un día estupendo, poco  aire, marea de cerca de 80º, pero con poca corriente, aunque sí con algas, de esas que parecen fideos.
 
 Mi plan era pescar con la pleamar, y acerté. Llegué sobre las  13:00 h, cuando el agua apenas andaba, provisto de cangrejos y cuando la marea se paró, al recoger una caña noto un peso muerto, recojo algo y eso empieza a dar cabezazos, tras unos minutos de intriga saqué del agua una hermos dorada de unos 4 kilos, luego me llegó una zapatilla pequeña que fue devuelta. Al cambiar la corriente empezaron de nuevo las algas. Así que a las 16:00 ya estaba de vuelta.
  Esperemos que siga la racha.

¡No cabe en el horno!



sábado, 8 de junio de 2019

Paupérrima segunda salida 2019

Aprovechando un magnífico día volvemos a la bahía. De carnada unos cangrejos. Marea de 60º, casi muerta. Al llegar y con la marea vaciando me llegó una zapatilla mediana, después un buen rato sin que tocaran los cangrejos. Así que en la bajamar desembarqué en Santibáñez de manera furtiva  cogí un puñado de muergos. Al cambiar la marea solo salieron un rancho de roncadores con los muergos, una zapatilla también pequeña y un pique que fue devuelto dado su pequeño tamaño.


Este verano se presenta malo, ya que el mes de julio lo tendré que pasar entre apuntes y cuadernos pues mi empresa, la entrañable Junta de Andalucía, me ha designado para un trabajito el mes de julio, así que en agosto retomaremos, a ver si se dejan ver para entonces