Etiquetas

miércoles, 16 de agosto de 2017

¡¡¡Esto es un no parar!!!

 
De nuevo y aprovechando este magnífico día salí para pescar de vaciante, ya que la pleamar fue sobre las 11 de la mañana, de nuevo marea muerta de solemnidad, de hecho en los aparejos llevaba plomos de 100 gramos. De nuevo los mismos cangrejos de ayer, con los que sólo saqué una zapatilla pequeña que fue devuelta al mar. Sin embargo hoy las bailas estaban salvajes, un no parar, salían a pares y de buen tamaño, incluso alguna enganchaba practicamente sobre el agua, con el plomo dentro del bote. Una vez que llené la nevera recogí y vuelta a casa que hay un cupo por pescador y día de 5 kilos y aunque me pasara algo, tampoco hay que abusar

martes, 15 de agosto de 2017

Está la cosa fatal


 Después de unos días de levante (quién fue el listo que dijo que este verano iba a ser de levante, porque que si las abejas, que si las avispas...)...Pues eso, a pescar, o a intentarlo.
Marea muerta de solemnidad; el agua apenas andaba y mucha gente por ser festivo. La pleamar fue a cosa de las 10,  y a esa hora llegué a la Bahía. Empecé con los cangrejos, pero no los tocaban, sólo me llegó una pequeña zapatilla de medio kilo que fue devuelta a su medio. Así que decidí entretenerme con las bailas, aunque aún no es el tiempo adecuado saqué una docena de esta especie. Señalar que hay mucha baila chiquitita, ya que al ir moviendo la caña notaba las picaditas de las baby-bailas que no llegaban a enganchar.
  Bueno pues esto es lo que hay intentaremos seguir ya que se acerca un buen aguaje que espero meta pescado en la Bahía.

sábado, 5 de agosto de 2017

Empezamos el baile

  Nueva salida con marea de 69º, aunque el agua no andaba prácticamente nada, eso sí, había algo de basura, principalmente unas algas con forma de fideo que tapaban la carnada.
  Este año las mareas pequeñas no se está dando nada, me situé cerca de la canal con cangrejos y camarones y sólo me llegaron algunos roncadores, un borriquete pequeño y algunas zapatillas pequeñas que fueron devue



ltas al agua, sólo un par de zapatillas fueron para la nevera, ambas con algo más de medio kilo.
 Visto el panorama decidí buscar las bailas, ya que hemos entrado en agosto y deben empezar  a llegar. El caso es que estaban durillas y más con la basura que tapaba las muestras, pero al final saqué un ranchito de 6 ó 7 hermosas piezas, veremos si esto va en crescendo con el aguaje que llega o bien que entran zapatillas de más porte. Señalar que mientras estuve tentando las bailas con la caña los aparejos los tuve con cangrejos y....ni los tocaron

martes, 25 de julio de 2017

Seguimos zapateando




  Aprovechando los cangrejos que me sobraron ayer, de nuevo  fui a echar unos lances. La marea grandecita, de 94º con la bajamar a las 11 y cuarto. La salida fue por la mañana, ya que amaneció un día perfecto, sin aire y con el agua verde. Al principio tiraba mucho el agua y no había nada que hacer, pero conforme fue aflojando la corriente empezaron a dar la cara y me llegaron uno tras otro dos sargos y dos zapatillas. Cuando cambió la marea, también cambió el viento y roló a suroeste, el pescado dejó de comer y se volvió molesto aguantar sobre el bote, sólo me dio tiempo  sacar otra zapatilla y regreso. Veremos las mareas cortas que vienen ahora como se da la cosa, aunque con tantísimo trasmallo últimamente las mareas muertas no sirven para mucho.

lunes, 24 de julio de 2017

Dorada en la parada

  Siendo lunes es posible salir por la mañana, ya que los fines de semana esto es una feria. La marea bastante grande traía 99º y la bajamar fue a las 10 y media. En principio mi idea era aprovechando el flujo de la marea, llegar hasta Las Cabezuelas y dar una vueltecita y tentar aquella zona, así que sobre las 8 y media salí del caño y me dirigí al lugar. Allí el espectáculo, inconmesurable, con esas praderas de zostera marina y esas extensiones de arena que quedan en seco.


Después de aprovechar y coger un puñado de muergos eché unos lances, pero había poco ambiente, sólo me llegó un famélico roncador. Así que volví por mis fueros y me dirigí a la zona que más frecuento, es decir la zona de El Puro, El Puente, etc...
  Pues nada más llegar y con la marea ya andando, me llegan a la caña resultando ser una hermos dorada de un par de kilos, acto seguido me llegó otra pero pequeñita y algún sarguito, todo ello con los cangrejos, con muergos sólo alguna mojarra de piedra y algún que otro roncador. Después empezó a correr el agua y hubo que dejarlo, además se acercaba la hora de comer y claro....

viernes, 21 de julio de 2017

Marea viva




Nueva salida , en este caso de día, con la esperanza de que el aguaje haya metido alguna zapatilla dentro de la Bahía. La marea traía 90º, siendo la pleamar sobre las 3 de la tarde. como suelo hacer con este tipo de mareas estuve un par de horas antes y un par de horas después de la pleamar. De creciente lo intenté con las bailas, pero eran diminutas, aunque enganchaban como locas, así que me puse con los cangrejos y cuando la corriente empezó a aflojar se me dieron dos hermosas zapatillas y una majoleta que le llegó al cangrejo (cosa rara). ya de vaciante me llegaron dos sargos y enseguida empezaron a entrar algas del tipo "estropajo" , no sé su nombre científico. Que hacían muy dificultosa la práctica de la pesca, así que hasta otra.

Camarón que se duerme....

   


Ya que la pesca de la zapatilla está últimamente complicada, me decidí a practicar una de las pescas más entretenidas que se puede realizar en nuestra zona. El único inconveniente es que dicha modalidad hay que realizarla de noche.
  Así que el miércoles me hice de unos camarones rubios de buen tamaño y sobre las 4 y media ya estaba en La Bahía. La marea traía 70º, aunque la corriente era débil y algo de viento del norte que fue amainado conforme llegaba la bajamar que fue a las 7 de la mañana.
  La pesca con camarones hay que realizarla en un lugar donde haya luz, en este caso bajo las farolas del puente y es una carnada infalible, siempre cuando no haya demasiado ruame. Llama la atención que un crustáceo tan humilde pueda engatusar a robalos de varios kilos
  Mientras que estuvo la noche no dejaron de llegar sargos, algunas bailas, un borriquete e incluso una majoleta. Pero cuando amaneció aparecieron varias pateras que fueron calando trasmallos a diestro y siniestro, también entró el ruame y hubo que cambiar a los cangrejos, pero sólo me llegó un sargo de medio kilo aproximadamente. Así que sobre las 10 de la mañana recogí y para casa.
  Esta pesca es muy divertida, ya que no paras de sacar pescado, pero tiene el inconveniente de tener que trasnochar lo cual no me hace mucha gracia, ya que a mi edad eso de alterar los biorritmos....Bueno veremos a ver si este aguaje mete zapatillas en La Bahía y podemos echar alguna tarde entretenida.

jueves, 13 de julio de 2017

Roncator

   

Aprovechando estos días de calor y vientos apacibles, de nuevo eché un ratillo de pesca, con marea intermedia y pleamar sobre las 5 de la tarde.
  Dado que el tema de las zapatillas está algo complicado, (seguramente habrá que esperar un aguaje de más grados para que meta zapatillas en La Bahía). Decidí dejar por un tiempo la pesca con cangrejos y opté por otras modalidades, primero lo intenté con las muestras pero aunque habían muchas bailas eran de tamaño sardina, así que.....Luego y provisto de muergos me dirigí a Los Hoyos, que hacía tiempo que no tocaba y lo de siempre....roncadores y más roncadores, también algunos sarguitos. Al menos es una pesca entretenida, ya que están continuamente dale que te pego.
  Luego de vuelta a la zona de El Puente vuelta a los cangrejos, pero sólo me llegó una minizapatilla y un pequeño pique que lógicamente fueron devueltos.

viernes, 7 de julio de 2017

Zapateando


 
 De nuevo y aprovechando este magnífico día de verano, salimos a dar una vueltecita por la Bahía. La tarde muy buena, con una brisa de poniente, el agua clara, aunque no en exceso, la marea intermedia de 71º siendo la pleamar a las 3 y cuarto. Jornada entretenida, ya que aunque no me llegó ninguna pieza grande, si salieron bastantes sargos y zapatillas aceptables, también zapatillitas más pequeñas que fueron devueltas al agua. Como carnada sólo cangrejos, verdes y algunos zapateros, la pieza más grande una zapatilla con algo más de un kilo y un sargo con un kilo. En fin, es lo que hay, al menos se echa el ratito ,a ver si en otra ocasión aparece una de las gordas



jueves, 6 de julio de 2017

Anisakis II



Después de unos días de levantera y aprovechando las vacaciones decidí echar un ratillo de pesca. Tenía pensado ir tempranito pero sobre las 7 de la mañana caía un ligero aguacero, así que hubo que retrasar la salida. Por fin sobre las diez de la mañana salí con una marea cortita de unos 60º, habiendo sido la bajamar a las 8 y cuarto.
 De carnada los cangrejos verdes que llevaban más de una semana en el frigorífico y un puñado de camarones por si las bailas, pero al final ni los usé.
  Al poco de llegar una chillaera comenzó a soltar cordel y saqué una bonita zapatilla de un klilo aproximadamente, que luchó como si tuviera cuatro. El resto de la mañana fue entretenido ya que me llegaron varios sargos, uno de ellos del mismo tamaño que la zapatilla. También zapatillas pequeñas de 200 o 300 gramos que fueron devueltas al agua. Al llegar la marea a la repunta empezó a decir el ruame: ¡Aquí estoy yo " y los cangrejos no duraban ni un minuto en el fondo, 
video
 Ya recogiendo para venirme al guardar el pescado observo como del culo de la zapatilla salían varios anisakis, pero de un tamaño exagerado ,casi como una biñoca. Estamos apañados, entre el camarón pistola, la cochinilla de las tunas, el picudo de las palmeras, las pirañas...

miércoles, 28 de junio de 2017

La dorada siempre llama dos veces


Aprovechando un día de asuntos propios, lo he dedicado a un asunto propío (nunca mejor dicho), así que a las 7 y media ya estaba en planta, ya que a esa hora era la pleamar, trayendo 70º la marea. El día estaba feíllo con un molesto viento de norte que fue amainando conforme iba bajando la marea


Al llegar a la Bahía y con el agua parada me llegó a la caña una hermosa dorada con más de tres kilos, que me costó sacarla, pero que al final pude embarcar.

  Después me llegó pescado variado, todo a los cangrejos, que era la única carnada que llevaba. algunas zapatillas, un sargo, un robalito y una baila.
  Sobre las once empezó a parar el agua y una patera me echó un trasmallo en las mismas narices, así que como también estaba corto de carnada, decidí dejar el tema por hoy, ya volveremos otro día.

viernes, 23 de junio de 2017

Lechuguetas




 Por fin un día bueno, así que aprovechando que en el curro ya no tengo tardes, me dirigí a la Bahía después de comer para intentar pescar las horas anteriores y posteriores a la pleamar, que fue sobre las tres y media. La marea, bastante grande (100º) De carnada llevaba algunos muergos y un puñado de cangrejos. Al llegar y con la marea practicamente parada me situé cerca de la canal y estuve pescando con muergos, pero sólo me llegaban roncadores, así que cambié a los cangrejos y a una zona con poca agua y ... bingo, al sacar una de las cañas noté un gran peso, pensando que sería forraje, pero cuando asomó la plomada vi una bonita dorada con cerca de los dos kilos, luego me llegó otra pequeña y un sargo también pequeñito. Después de eso empezó a correr el agua y a entrar basura sobre todo lechuguetas, que son unas algas con forma de lechuga, claro de ahí el nombre. Así que media vuelta y para casa

sábado, 10 de junio de 2017

Rojiblanco


  Nueva salida aprovechando el fin de semana. Dado que el tiempo pronosticaba una buena tarde decidí  ir después de comer, ya que los sábados por la mañana la Bahía es una auténtica feria. 
  Llegué sobre la una y media y soplaba un vientecillo de levante, que al poco tiempo fue rolando a poniente dejando una tarde realmente apacible. Como la marea, que traía 75 º no llegaba a la pleamar hasta las 5 h., me entretuve buscando las bailas, pero éstas eran muy perqueñas. Así que me puse a pescar a fondo, llevando muergos, camarones y cangrejos.
  Con los muergos saqué algiunos roncadores y zapatillas pequeñas, pero cuando la marea fue llegando a su cénit, a uno de los aparejos que tenía con cangrejos  le dieron un buen tirón, sacando un parguito con algo más del kilo, también le llegó al cangrejo un sargo de buen porte.
  Al cambiar la marea y ya a punto de recoger para venirme, la chillaera empezó a emitir su sonido característico y logré sacar una hermosa zapatillona que superaba el kilo de peso, después de esto volvió a cambiar el viento rolando a sur y levantando algo de oleaje, así que para estar incómodo. pues mejor.....

sábado, 27 de mayo de 2017

Roncadores vs. bailas

  De nuevo  y aprovechando la carnada que me sobró de ayer salí a dar una vueltecita. En este caso la marea era calcada a la de ayer, 105º, aunque la bajamar fue algo más tarde, sobre las 10 y media.   Salí para pescar sólo las dos horas anteriores y posteriores a la bajamar.
    Corría muchísima basura, sobre todo lechuguetas...el chef del mar se habría abastecido para su restaurante...menudo personaje.

   Al igual que ayer todo el tiempo fueron llegando roncadores tanto pequeños, como medianos y alguno gordito...un no pasrar lo de los roncadores, de las doradas ni rastro, solo alguna pequeña zapatilla que lógicamente fue devuelta a su medio. Cuando el agua empezó a correr al igual que ayer me dirigí a zonas someras donde volví a sacar un rancho de bailas, las cuales estaban muy activas, pero como de nuevo empezó el forraje a hacer acto de presencia, pusimos fin a la salida

viernes, 26 de mayo de 2017

Con la iglesia hemos topado (habemus obispo)





Nueva salida, aprovechando el día de  de permiso por ser la feria de El Puerto. El día nublado y con un viento del sur que no llegó a molestar. Gran aguaje de 105º, la bajamar fue a las 10. 
  Cuando llegué sobre las 7 y media el agua tiraba muchísimo, y corría mucho forraje lo cual hacía bastante complicado pescar algo, pero en cuanto empezó a remitir la corriente comenzó el festival de roncadores, entraban de todos los colores y tamaños, chicos, medianos, grandes....También con la llegada de la bajamar aparecieron los trasmallos, hasta cinco embarcaciones contabilicé calando trasmallos a diestro y siniestro aprovechando la quietud momentánea de la marea, para después empezar a dar palos para que el pescado se desoriente y entre en las redes.
  Entre roncador y roncador me llegó un gran obispo que me tuvo entretenido hasta que logré embarcarlo. Cuando el agua empezó a correr, esta vez creciendo la marea me acerqué a la zona de la torreta y con las muestras saqué un ranchito de bailas. Más tarde la intensidad de la corriente hizo imposible continuar y como ya era la hora de comer....pues eso.